Saltar al contenido

¿Son las botellas de plástico realmente malas para la salud?

¿ Es tu botella de agua de plástico mala para tu salud ?

¿Se podrían atribuir muchas dolencias modernas a un culpable sorprendente: los productos químicos en los recipientes de plástico? Si bien la idea puede sonar como una teoría de la conspiración, ha estado circulando en Internet por algún tiempo y tiene a mucha gente preocupada.

El bisfenol A (BPA), un químico ampliamente utilizado en plásticos, se ha relacionado con la diabetes, la obesidad, la presión arterial alta y el cáncer, entre otros. La sugerencia es que podría filtrarse de los envases y en nuestra comida y bebida, causando un caos en nuestros cuerpos. Ciertamente, este es el punto de vista de la organización benéfica Breast Cancer UK, que ha pedido que se prohíba el BPA de los envases de alimentos y bebidas y se reemplace con alternativas más seguras.

Preguntamos a los expertos

Sin embargo, el BPA y otros productos químicos en los plásticos están muy bien regulados, con estrictos límites de seguridad para garantizar que los consumidores no sufran daños (a corto plazo, porque a largo plazo si se ha demostrado).

En 2015, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (ESFA, por sus siglas en inglés) realizó una revisión completa del BPA y concluyó que no había riesgo para la salud del consumidor. Y la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. Ha dicho que «la información disponible continúa respaldando la seguridad del BPA para los usos actualmente aprobados en los envases y envases de alimentos».

Entonces, ¿quién debe ser creído? ¿Es esta una historia exagerada de Internet, o deberíamos estar vetando los envases de plástico, para estar seguros? A continuación, tamizamos a través de la evidencia.

¿Es peligroso el BPA?

Cualquiera que ponga en Google «¿Es peligroso el BPA?» Va a encontrar de todo y quizá se confunda. Mientras que algunas páginas sobre el tema enfatizan su seguridad, otras enumeran una letanía de posibles efectos secundarios. Afirman que el BPA es un disruptor endocrino, que imita los efectos del estrógeno en el cuerpo humano y conduce a todo tipo de consecuencias indeseables. Un artículo de la revista Forbes describe la situación como una «caza de brujas química».

Las razones de esta confusión son claras. Aunque ha habido muchos estudios científicos que relacionan el BPA con problemas de salud, la mayoría de estos estudios se realizaron en roedores utilizando dosis muy altas del producto químico. Varios de los artículos en línea han sido extrapolados directamente de estos estudios en animales, aunque la evidencia en humanos es mucho más peligrosa.

Según la Dra. Rachel Orritt, responsable de información de salud en Cancer Research UK dijo: «Estos estudios no reflejan la situación de las personas que usan recipientes plásticos para alimentos». También hay correos electrónicos falsos y artículos de Internet poco confiables que han propagado el temor acerca del BPA. Pero no hay convincente la evidencia científica sugiere que el uso de botellas de plástico o recipientes de alimentos causa cáncer en los seres humanos. Los niveles de sustancias químicas que se mueven hacia los alimentos y las bebidas de los recipientes suelen estar muy por debajo de los niveles que se consideran inseguros «.

Rio que suena, agua que lleva

La exposición media es muy baja. Las recomendaciones oficiales no dejan de tener sus matices. ESFA recientemente redujo el nivel seguro de BPA, de 50 microgramos por kilo de peso corporal por día (µg / kg de peso corporal / día) a solo 4 µg / kg de peso corporal / día. Esto se debió a las «incertidumbres que rodean los posibles efectos para la salud del BPA en la glándula mamaria, los sistemas reproductivo, metabólico, neuroconductual e inmune». Si lo reducen, por algo será.

Sin embargo, la agencia hizo hincapié en que la exposición típica de las personas está dentro de los nuevos límites, señalando que: «Las estimaciones más altas para la exposición alimentaria y para la exposición de una combinación de fuentes son de tres a cinco veces más bajas que la nueva ingesta diaria tolerable».

A niveles por debajo del nuevo umbral de seguridad, la ESFA no encontró evidencia de que el BPA cause problemas de salud. Claro que el cianuro a esas cantidades tampoco mata y no por eso deja de ser una toxina de las peores… Eso no lo dicen.

En el Reino Unido un portavoz de la Agencia de Normas Alimentarias, que garantiza el cumplimiento de las normativas europeas, le dice a Netdoctor, que se requiere que en «condiciones normales y previsibles de uso», los materiales utilizados no transfieran sus componentes a los alimentos en cantidades que puedan poner en peligro la salud humana». Pero saben que se transfieren y eso de situaciones normales podria ser calentar algo en una fiambrera ese material, dejar expuesta una botella de plástico al sol, etc (eso no serían «condiciones normales»)

El portavoz agrega que los plásticos se someten a pruebas escrupulosas, para verificar que cumplan con la legislación, pero que cumplan una legislación no quiere decir que dejen de ser tóxicos.

En muchos sentidos, la marea está cambiando contra el BPA. En 2012, la FDA de los EE. UU. Eliminó el producto químico de los biberones, mientras que Francia lo prohibió por completo en 2015. Muchos fabricantes han comenzado a reemplazar el BPA con sustitutos como el fluoreno-9-bisfenol (BHPF), algunos de los cuales han sido sometidos a escrutinio por sí mismos. Correcto.

Si bien parece ser seguro en dosis bajas, el BPA seguirá siendo un tema importante de investigación, dado que los niveles de exposición de algunas personas son atípicamente altos. Un estudio reciente de los EE. UU. Examinó a 78 trabajadores manufactureros que manipulan directamente el producto químico. Sus niveles de BPA en orina fueron alrededor de 70 veces más de lo normal. Aunque… lo normal sería no tener ningun nivel de BPA, verdad? ¿Tu qué opinas?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…